¿Podemos?

Max Graham
8 February 2015

Escribí hace unos meses sobre los desafíos que Europa enfrenta, enfocándome en los movimientos nacionalistas en Escocia y Cataluña. De momento, las cuestiones constitucionales en el Reino Unido y en España quedan en segundo plano, aunque volverán a surgir.

Image credit: www.arndigital.com

Image credit: www.arndigital.com

Ahora toda la atención se enfoca en la subida de los partidos políticos “alternativos”. Eso no es decir que los fenómenos periodísticos se traten de asuntos distintos; la causa de estos sucesos, por gran parte, tiene su misma raíz en el malestar que existe en Europa. Estos meses que vienen serán críticos para el futuro del proyecto europeo. Después del éxito electoral de Syriza (el partido “anti-austeridad” de izquierda) en las urnas griegas, se ha pronosticado que una ola de gobiernos en contra de la austeridad obtendrá el poder. Mientras que esta predicción es algo exagerada – ningún país aparte de Grecia ha sufrido tanto de las medidas de austeridad – los temblores de la victoria de Syriza van a sentirse profundamente a través del continente. Es muy probable que la elección general en el Reino Unido se producirá otra vez un “hung parliament”, es decir que ningún partido ganará una mayoría de los escaños. Sin duda, es la elección más impredecible en la historia reciente del país aunque seguramente uno de los dos partidos tradicionales formará la mayor parte del gobierno.
En cambio, en España todo está en juego. El partido Podemos – que existe desde hace un poco más que un año – podría acabar como el partido más importante. Podemos se percibe como el partido equivalente a Syriza y espera aprovechar del ímpetu de los sentimientos anti-austeridad. Mucha gente en España se ha agotado de los partidos principales- a menudo los llaman PPSOE, una combinación de sus nombres que  indican que se percibe que los partidos tradicionales son intercambiables. Muchos consideran que las medidas de austeridad han empeorado la situación económica – a pesar de lo que diga el gobierno citando el crecimiento en el PIB. El ciudadano común y corriente no ha sentido ninguna “recuperación” y por eso ha comenzado a apoyar a Podemos. Además, se ve claramente que el establecimiento español se siente amenazado por la popularidad creciente de Podemos. Hubo una manifestación enorme de Podemos en Madrid el 31 de enero en la que se dice que hubo más de 150,000 manifestantes. Esperanza Aguirre, presidente del Partido Popular en Madrid, la comparó con la Marcha sobre Roma de los fascistas que trajo poder a Mussolini en Italia. Aparte de que comparar un movimiento fascista con la diversidad que se ve en Podemos es absurdo, el comentario señala el miedo que sienten las figuras de la así llamado “vieja política”. Si no triunfan en las urnas en mayo, Podemos habrá de todas formas transformado el terreno político de España.

Claro que mucho depende de lo que suceda en Grecia desde ahora hasta mayo. Es probable que Syriza va a enfrentar dificultades cumpliendo con lo que el electorado espera. Seguramente Podemos precisamente observará todo esto. Si Syriza negociara bien en cuanto a la deuda griega, esto animaría a los partidarios de Podemos. Igualmente, si las acciones de Syriza salieran mal, esto desacreditaría la izquierda y Podemos se vería comprometido. ¿Y para el resto de Europa? La pesadilla para el gobierno de Alemania sería que el consenso de implementar políticas de austeridad se quebrara. Si el gobierno griego lograra anular hasta una parte de sus deudas, España, Irlanda, Portugal y Chipre seguramente van a preguntarse por qué ellos  sí tienen que reembolsar todas. Esto podría aumentar el resentimiento que ya existe entre los ciudadanos de los países de Europa: los que sienten que subvencionan a los demás; y los que sienten sujetos a las dirigencias de gobiernos extranjeros y instituciones no-elegidas, como la troika. Esto lleva a la subida de otros partidos radicales – los de derecha extrema. Syriza sí ganó las elecciones griegas pero es imposible ignorar que en tercer lugar salió Amanecer Dorado, un partido neonazi.

La palabra “crisis” en chino se escribe con dos símbolos; uno representa “el peligro” pero el otro representa “la oportunidad”. Europa podría salir de este crisis revigorizada. No será posible si la gente se gire a partidos extremos que se alejan de sus vecinos ni si los gobiernos no puedan colaborar para encauzar los problemas de una manera equitativa a todos. Una Europa unida y fuerte será mejor para el mundo y, fundamentalmente, para todos los pueblos que la constituyen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *