Y mis nominados son…

John McKenzie
23 February 2014

Image Credit: Wikimedia Commons

Image Credit: Wikimedia Commons

Las reglas del juego son simples: agradecer la nominación, engullirse una cerveza, nominar a tres amigos y, por último, subir el video. Ya saben de qué estoy hablando…

Una “nek nomination” como originalmente se conoce, es un juego que tuvo sus comienzos en la ciudad de Perth, en Australia. Sin embargo, según dicen, se popularizó con Ross Gordon Samson, un jugador de rugby del London Scottish F.C. que subió el “primer video” el 25 de diciembre del 2013. El juego ha sufrido grandes modificaciones, sumamente extremas. Tomarse una sola cerveza se ha vuelto cosa de principiante. Los concursantes han liberalizado todo el concepto, se han vuelto más osados e intrépidos. Ahora beben más cervezas, experimentan con bebidas espirituosas de alta concentración alcohólica, se disfrazan de vacas, se bañan en champagne, beben de una bota, beben del inodoro, mezclan sus bebidas con insectos, e incluso con ratones, como fue el caso de Aaron Johnson de Gravesend, en Inglaterra. El juego se ha transformado en un desafío desagradable, donde los nominados deben responder dentro de un período de tiempo específico, generalmente 24 horas.

Recuerdo que la primera nominación que vi en Facebook fue a principios de febrero. No le di mucha importancia, pero, después de ver que la siguiente y subsiguiente publicación trataban de lo mismo, empecé a inquietarme. Pasaban los días y siempre lo mismo. La sección principal de noticias de Facebook me bombardeaba con videos de amigos que se ridiculizaban al extremo. Fue entonces que me di cuenta que la cosa iba en serio. El jueguito de Samson se había convertido en una epidemia, y había invadido las mentes de indefensos adolescentes que encontraban divertido el consumo de cantidades abundantes de alcohol frente a una cámara. Lo que en un principio podría haberse interpretado, en el mejor de los casos, como una muestra de afecto hacia un grupo de amigos, se había deformado a tal punto que se convirtió en un arma suicida. En el Reino Unido se han reportado hasta ahora, cinco casos de muerte relacionados al juego, el último siendo Bradley Eames, de Sneinton, en Nottingham, quien supuestamente bebió dos pintas (aprox. 1 litro y 136 ml) de Ginebra, un aguardiente inglesa que en promedio tiene una concentración de 37.5% de alcohol. Según el Servicio Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés), un hombre promedio de 70 kg no debe consumir más de 4 unidades alcohólicas diarias o 28 semanales. Para que tengan una idea: un solo shot de tequila de 25ml es considerado como una unidad y el pobre Bradley consumió más de 45 unidades en menos de 2 minutos.

Pero esperen un minuto, ¿es Bradley realmente un pobre desafortunado? No, Bradley es un simple idiota. Bradley me hace recuerdo a la canción Un Mamut Chiquitito de los venezolanos de Unos Panas Ahí, que llegó a estar en el top 5 el 2001 en varios países latinoamericanos y en España. La canción cuenta la historia de un mamut chiquitito que quiere con muchas ganas volar, fumar, tomar y más. Sus amigos animales tan serviciales, la palomita, el burro y el oso, entre otros, lo ayudan a cumplir sus sueños de manera descontrolada, saltando desde un quinto piso, bebiendo 100 litros de whiskey e inhalando 10 líneas de cocaína. Y claro, sin mucha sorpresa, y como era de esperarse, el mamut chiquitito muere.

Estoy completamente convencido de que en pleno siglo XXI todavía existen mamuts chiquititos como lo son Bradley y demás trogloditas que practican este juego. A ellos y todos los que les siguen, les imploro pensar un poquito en la tendencia suicida a la que están contribuyendo. Si juegan juegos estúpidos ganarán premios estúpidos. Un día serán expertos advirtiendo a los jóvenes y mamuts de hoy en día, los riesgos de consumir grandes cantidades de alcohol en poco tiempo, pero estoy seguro que la lección de la semana siguiente será acerca de los riesgos de usar la secadora el pelo en la bañera o sobre el uso de tenedores metálicos dentro de la tostadora.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *