Venezuela, en caída libre

Tamar Ziff
23 February 2014

Cuando miras al abismo, el abismo también te mira a ti.- Friedrich Nietzsche

Hace cuatro meses, escribí un artículo describiendo los fracasos del gobierno del ex presidente Hugo Chávez y su sucesor, Nicolás Maduro. Llegué a la conclusión de que, bajo Maduro, con escasez de alimentos básicos, fallas energéticos, y la inestabilidad de la infraestructura, Venezuela estaba “al borde del abismo” – es decir, a punto de transformarse en un Estado fallido.

venezuela_protests_against_the_nicolas_maduro_government_maracaibo_02

Image Credit: Wikimedia Commons

Hace dos semanas, Venezuela cayó al abismo. El 12 de Febrero, venezolanos de 38 ciudades del país salieron a la calle para protestar contra la negligencia del gobierno y la intratabilidad de Maduro al frente de un país agonizante. Los niveles de violencia en Caracas la colocan en el podio de los países mas peligrosos del mundo – tiene una tasa de homicidios excesiva, con casi ciento veinte asesinatos por cada cien mil habitantes. Los controles gubernamentales no son suficientes como para mantener el orden, y con gran escasez de alimentos y materiales básicos, la desesperación de la gente venezolana y su disponibilidad a usar violencia continúa en aumento. Maduro se ha mostrado inquebrantable en continuar implementando las políticas arbitrarias e ineficientes de su predecesor, impidiendo el influjo de dólares u otras monedas intercambiables al mercado y dejando a los ciudadanos venezolanos con una moneda que no tiene ningún valor fuera del país – y muy poco dentro.

No hay comida, no hay seguridad, y, últimamente, no hay paciencia: la gente venezolana despertó y salió a marchar por sus derechos humanos. El volumen de gente que salió en oposición al gobierno asustó a Maduro y a su administración, incitando una reacción violenta contra los protestantes. Ya han muerto once personas, y decenas han sido heridas por enfrentamientos violentos contra la policía y el ejército. El líder principal de la oposición, y catalizador de las protestas, es Leopoldo López, alcalde de Chacao. Aunque Hanrique Capriles Radonski es la mayor figura de la oposición – habiendo competido contra Chávez y Maduro en elecciones presidenciales – López es el más radical y apasionado. Cuando Radonski perdió la elección de abril del 2013, López decidió iniciar un movimiento – llamado “La Salida” – que derrocaría el gobierno corrupto con protestas pacíficas. El movimiento comenzó el primero de febrero con una arenga de López para que la gente venezolana despierte y exprese su descontento. El 12 de febrero, día nacional de los jóvenes, se vio una iniciativa masiva por parte de la juventud y los defensores de la democracia en Venezuela.

protestas_estudiantil_venezuela

Image Credit: Wikimedia Commons

 

Seis días después, López se entregó a la policía venezolana por cargos de incitación al desorden público y ahora está dirigiendo el movimiento desde la cárcel. López enfatiza la protesta pacífica e insiste que sus seguidores continúen organizados y motivados. Recientemente, decenas de miles de personas en Caracas se vistieron de blanco, simbolizando la lucha sin violencia, demostrando su indignación en forma civil. El gobierno venezolano ha recibido reprobación de todos los ángulos posibles, incluyendo el gobierno Estadounidense – que describió las acciones de la administración de Maduro como inaceptables – y el Comité Nacional de las Academias en Venezuela, que envió un comunicado reprendiendo a su gobierno por trato inadecuado a los manifestantes.

En este momento, es casi imposible predecir lo que depara el futuro: existen muchos paralelismos con los días iniciales de las protestas en Ucrania, que después de cinco meses han logrado derrocar al régimen opresivo de Yanukovich. El domingo veintitrés de febrero, el parlamento votó unánimemente para destituir al presidente y eliminó muchos miembros del gabinete. El pueblo ucraniano ha logrado un nuevo comienzo… ¿cuánto tiempo tomará para que los venezolanos salgan del abismo, con el prospecto de un país mejor?

Image Credit: Wikimedia Commons

Image Credit: Wikimedia Commons

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *