Crítica de “María, llena eres de gracia”

Lana Mackay
9 March 2014

maria_llena_eres_de_gracia

La primera vez que vi María, llena eres de gracia (2004), no sabía mucho acerca del narcotráfico en Colombia- aparte del haber oído hablar de los capos de la droga como Pablo Escobar, y unas historias horrorosas de las guerras de cárteles. Lo que nos expone la película no es una historia así, sino la dura realidad de las mujeres ordinarias que recurren a transportar de drogas como último recurso por falta de dinero.

La coproducción entre Colombia y Estados Unidos trata de la historia de María Álvarez, una joven colombiana de 17 años que trabaja en una fábrica de flores bajo duras condiciones laborales para mantener a su familia. Al descubrir que está embarazada, María se siente atrapada en su pueblito y decide renunciar a su empleo, dirigiéndose hacia Bogotá en busca de trabajo. En el camino, se le ofrece un puesto como mula de droga y lo acepta. Tiene que tragar unos sesenta o setenta cartuchos de látex rellenos de heroína y los llevar en un vuelo entre Colombia y Nueva York. Lo arriesgado (aparte de ser encarcelada): si uno solo cartucho explota dentro de su estómago, se muere.

Lo bueno de María, llena eres de gracia es que resulta un cambio aliviador de las grandes producciones de Hollywood que abordan el mismo tema; esta representación no comete el pecado de mostrar una vida glamorosa gracias a las drogas- llena de mujeres y dinero. Tal y como la hemos visto representada mil veces en la gran pantalla. Todo lo contrario, los que operan el negocio no se les ve ni adinerados, ni mafiosos; la primera reunión entre María y el jefe se desarrolla en el ambiente relajado de un bar y el mismo dista bastante de ser una figura imponente. Los traficantes en Nueva York tampoco son monstruos; tratan razonablemente bien a las chicas a pesar del hecho de que salgan corriendo con las drogas- y les pagan sus sueldos adeudados en cualquier caso.

Catalina Sandino Moreno, quien tiene el papel de María, ha recibido un montón de elogios por su actuación en la película: obtuvo el premio de mejor actriz en el Festival de Cine de Berlín, y, aún más impresionante, en 2005 recibió una nominación a los Oscar en la categoría de Mejor Actriz Principal, lo que es toda una hazaña ya que fue la primera actriz nominada por un papel completamente en español.

Moreno logra crear un personaje creíble y misericordioso, quien ilustra de manera loable la desesperación de la gente dispuesta a hacer cualquier cosa para mejorar su vida. La autenticidad se sostiene a lo largo de la película. La escena en que la otra “mula”, Lucy intenta enseñarle a tragar uvas como preparación para los cartuchos también fue la primera tentativa de la actriz, algo en lo que insistió para que la escena resultara lo más realista posible. Éste también es el momento en el que María se da cuenta del peligro de su tarea, y cuando le pregunta a Lucy acerca de su experiencia traficando drogas, responde con un simple “Aquí estoy…”

Lo más perturbador es cuando María excreta algunos cartuchos durante el vuelo y tiene que re-ingerirlos, lo que es una escena que le da arcadas a cualquier espectador y demuestra la dimensión de su desesperación.

Pero no es sólo una historia contundente sobre los narcos. Se trata de la llegada a la madurez de María, y, pese a su experiencia espantosa, al final del túnel hay una luz y sale llena de esperanza. Teniendo todo en cuenta,María, llena eres de gracia es un triunfo del cine colombiano y una de las mejores películas latinoamericanas de la última década.

Mírala ya en Youtube!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *